Tomatera

Tomatera Solanum lycopersicum
Tomatera – Solanum lycopersicum

Nombre científico: Solanum lycopersicum
Familia: Solanáceas

Otros nombres de la tomatera

  • Castellano: Tomate
  • Catalán: Tomaquera
  • Gallego: Tomateira

La tomatera es una planta herbácea popular en toda la geografía. Es originaria América, pero rápidamente, tras su llegada a Europa, todos los países quisieron adoptarla para su cocina. Su fruto es la hortaliza del tomate, muy usado en la gastronomía mediterránea, y en todo el mundo, bien de modo natural como en ensaladas o procesado en salsas y cremas. La tomatera se cultiva en todas las huertas de España fácilmente, en especial en Andalucía y en Canarias.

La planta de la tomatera es anual, y dependiendo de la variedad ante la que nos encontremos, sus tallos, cubiertos de pelito, medirán de uno a cuatro metros. Su hoja es pinada y compuesta, con borde dentado y de color verde oscuro. Las hojas de la tomatera quedan cogidas por un pezón largo y se dividen en segmentos cortos y largos por desigual.

La flor de la tomatera, de color amarillo, está compuesta por racimos o ramilletes. De ellas nacerá su fruto, el tomate, de color rojo en diferentes tonalidades, según el tipo de tomatera. Su forma puede ser redonda, e incluso ovoide.

Floración de la tomatera y recolección del tomate

La tomatera florece en primavera y permanece en flor hasta el otoño aproximadamente. Como decíamos al principio es una planta que se cultiva muy bien en toda España, pero en zonas como Andalucía, Murcia y Comunidad Valenciana puede mantenerse su cultivo durante casi todo el año.

La estación por naturaleza de la tomatera es el verano, porque a temperaturas bajas, cercanas a los 2 grados, podría helarse. Es en verano donde se recolecta la mayor cantidad de tomates de mejor calidad, pero en cualquier tienda de alimentación o supermercado podremos comprar tomates en cualquier momento del año.

Propiedades y beneficios del tomate

El tomate es un fruto repleto de vitaminas y de un extraordinario valor nutricional. Cerca del 90% del tomate es agua, el resto son hidratos de carbono, grasas, o ácido cítrico entre otras.

El tomate tiene vitaminas A, B y C. Estas vitaminas son las que desde hace tiempo se haya incluído en la lista de alimentos saludables por sus múltiples beneficios. Su composición en vitamina A lo hace idóneo para tratar todo lo relacionado con garganta, boca, nariz… La vitamina B ayuda a que sea digestivo, y gracias a la vitamina C nuestro sistema inmunológico se verá reforzado.

Como curiosidad y precaución, debes de saber que no debes de tomar tomates demasiado verdes, porque contienen una sustancia tóxica llamada solamina.

Conservas de tomate

Las conservas de tomate son la mejor opción para cuando se tiene una producción abundante de tomates. El tomate debe de consumirse al poco tiempo de haber sido recolectado, así que esta opción de hacer tus propias conservas te salvará de tener que tirarlos a la basura.

Lo idóneo es esperar a que los tomates estén bien maduros, de este modo su sabor será mucho mejor. Al final de temporada, cuando hace demasiado frío para que los tomates maduren y crezcan en la planta, es mejor cogerlos verdes. Lo siguiente será ponerlos en una habitación con una temperatura cercana a los 15ºC de este modo madurarán.

Conserva de salsa de tomate
Conserva de salsa de tomate

Cómo hacer salsa de tomate

Esta es la mejor conserva que se puede hacer de tomates de tu huerta. Para hacerla necesitarás:

  • 4 kgs de tomates maduros
  • 3 hojas de laurel
  • 1 ramita de tomillo
  • 3 dientes de ajo
  • 2 cebollas verdes
  • 10 hojas de albahaca fresca
  • Sal y pimienta
  • Aceite de oliva virgen extra

Para hacer unos tarros de 500 gramos te llevará una hora para la preparación, otra para la coción y otra hora más para la esterilización tan importante en el proceso.

  1. Lava los tomates y quita las partes verdes que le unían con la tomatera. Córtalos en 8 trozos.
  2. Pon en una cacerola 3 cucharadas de aceite de oliva virgen extra, y pon los tomates. Ahora pela las cebollas y añade sus partes más tiernas.
  3. Añade los ajos machacados, el laurel y el tomillo. Cuece a fuego moderado durante una hora y salpimienta removiendo hasta que todo se haga una especie de crema.
  4. Deja que se enfríe y quita las hojas de laurel y la ramita de tomillo. Ahora pásalo por un pasapuré y pon algo más de aceite de oliva.
  5. Pásalo a un tarro llenándolo hasta 3 cm del borde, y pon en la parte superior dos hojitas de albahaca. Cierra el bote con sus juntas de goma y por último esterilízalo.

Cómo esterilizar las conservas de tomate

Este es uno de los momentos más importantes a la hora de hacer una conserva de tomate. Para este proceso de esterilización deberás de haber cerrado bien los botes, luego liados en un trapo para que no choquen entre si y se rompan, mételos en una hoya grande con agua hirviendo. Déjalos hervir una hora, y cuando los saques, hazlo con unas pinzas para no quemarte y cúbrelos con un paño para que se enfríen poco a poco.

Deja un comentario