Mantillo

Cuando tienes un jardín, o una zona para siembra específica en el campo, ya tienes tu tierra. Una tierra que deberás abonar y trabajar para que tu cultivo crezca y dé los frutos esperados. Pero si tienes un pequeño huerto en casa, en tu terraza, balcón o patio, el mantillo será la base sobre la que crezcan tus plantas, y de él dependerá, en gran medida, el desarrollo de tu cultivo.

¿Qué es el mantillo?

Según la segunda acepción de la RAE, matillo es:

Abono que resulta de la fermentación y putrefacción del estiércol o de la desintegración parcial de materias orgánicas que se mezclan a veces con la cal u otras sustancias

Definición de mantillo según la RAE
Mantillo
Mantillo

Elegimos esta segunda acepción, más acorde al mantillo que vamos a utilizar en nuestro huerto, ya que nos referiremos al mantillo que podemos comprar en cualquier tienda especializada, supermercado o centros comerciales. La primera acepción hace referencia al mantillo que nos encontramos en las capas superiores del suelo, que se forma por descomposición de materiales orgánicos (tales como hojas, frutos, etc.), que por supuesto, si tienes la posibilidad, es un producto de buenísima calidad para tus cultivos.

¿Para qué sirve el mantillo?

El mantillo será casi en su totalidad la tierra sobre la que crecerá y desarrollará tu huerto en casa, ya que existen mantillos preparados directamente para plantar y su nombre por norma general no será utilizado como abono.  

Todos los utensilios, productos, tierra, recipientes, etc, serán ubicados en la terraza, patio o balcón, o bien entrados en casa manualmente, por lo que lo más sencillo, será comprar sacos preparados de mantillo para el cultivo de nuestras plantas.

Si dispones de tierra seca, que en muchos casos es básicamente arena que carece de nutrientes, difícilmente podrás desarrollar tu cultivo con éxito. Pero si añades un buen mantillo, que contenga las sustancias necesarias para nutrir tus semillas, y junto el agua suficiente, tendrás el cóctel perfecto para que tu huerto crezca y te proporcione los frutos que esperas cosechar. 

Diferencia entre sustrato y mantillo

Según la RAE definimos sustrato como:

Lugar que sirve de asiento a una planta o un animal fijo.

RAE

Realmente es la tierra junto a los nutrientes y minerales que favorece en ella que se desarrolle la vida de seres vivos. 

Si echas un vistazo a la definición anterior de mantillo, podrías afirmar que el sustrato es la “tierra base” y el mantillo es el “compost o abono”.  Por lo que tienes que tener en cuenta que en ocasiones lo que estás comprando es una mezcla de sustancias y no específicamente responde en su totalidad a su nombre. Siempre hay que atender al consejo de profesionales y prestar atención a la descripción del producto. 

Si compras sustrato en cualquier tienda especializada contendrá material vegetal compostado, materia orgánica,  turba rubia, turba negra, y perlita, pero si compras mantillo, en ocasiones pondrá en pequeño sustrato para suelo, y contendrá materia orgánica sobre materia seca, minerales como nitrógeno, fósforo y potasio (en muy baja proporción) entre otras características. Por lo que tienes siempre que estar pendientes a la composición y saber qué estás comprando y para qué lo vamos a utilizar.

Qué es la perlita

La definición de perlita o fonolita,  según la RAE es:

Roca  compuesta por feldespato y silicato de alúmina, de color gris azulado y textura compacta.

RAE

Es una roca que mezclada con la tierra, sustrato o mantillo favorece el crecimiento de las raíces y por consiguiente la absorción de nutrientes. También su forma de bolita porosa provoca la filtración de agua en el riego haciendo que sea absorbida por la planta cuando lo necesito por lo que optimiza en parte también el riego.

Hay  que tener en cuenta que existen sustratos o mantillos que ya lo incluyen en su composición por lo que no es necesario adquirirlo. Pero si utilizas tierra de jardín o de alguna huerta para tus cultivo, es un buen complemento, al igual que si tu mantillo no lo incluye entre sus componentes.

¿Es necesario abonar con mantillo?

Puedes pensar que en principio no, que no sería necesario abonar con mantillo, ya que el mantillo de por sí es abono orgánico, o si es sustrato, suelo incluir en su composición materia orgánica en compostaje, pero como todo en la vida, depende.

 Existen mantillos de muy buena calidad, pero que con el tiempo, pierden sus propiedades. En ocasiones, bien porque no se ha resguardado de la calor como se debe, porque no era de la calidad que indicaba, o por que las condiciones lo favorecen, es necesario abonar con compost. Por ejemplo para que los cultivos obtengan más nutrientes de los que en principio sólo obtienen con un mantillo inicial.

De todas formas, tú con tus cuidados diarios, y dependiendo de qué estás cultivando,  según el desarrollo de la planta observarás si es necesario, sobre todo a finales de verano, que suele ser mucho más habitual.

Características del buen mantillo

Debes de elegir un mantillo que sea lo más parecido a la tierra real. Rico en abono orgánico que ayude al desarrollo de las plantas de tu huerto o jardín.

El mantillo también se ve si es bueno con el paso del tiempo. Un buen mantillo con compost y arcilla, con nitrógeno, fósforo, potasio, estimuladores de raíces, hará que las plantas se desarrollan creciendo fuertes, sanas, con colorido intenso y en el tiempo establecido.

Deja un comentario