Árboles frutales

Árboles frutales
Árboles frutales

Si buscas árboles frutales para el jardín o para cultivarlos en tu huerto, tenemos toda la información que necesitas. Disfruta de tu propia fruta, sembrando, cultivando y recolectando los frutos de tu árbol frutal.

Historia de los árboles frutales

La mayoría de árboles frutales proceden de Asia, y con el paso de los años fueron llegando a otras regiones de todo el mundo. En el antiguo Egipto ya habían hermosos jardines donde la fruta colgaba de verdes ramas. Si vamos al pasaje más antiguo de la historia del hombre, en el Antiguo Testamento, Adán es tentado a comer el fruto prohibido, una manzana que originó el pecado.

Los romanos se alimentaban de cerezas, membrillos, melocotones, manzanas… Más tarde fue en la Edad Media cuando los monjes plantaron en sus conventos árboles frutales. Fue después de la Segunda Guerra Mundial cuando las frutas tomaron la importancia visual, buscando un buen sabor con una forma física impecable.

Con el paso del tiempo, los árboles frutales se fueron plantando en jardines y huertos, tanto a nivel personal como para producción industrial.

El clima idóneo para los árboles frutales

Cada tipo de árbol frutal tiene unas necesidades diferentes si hablamos de clima. Para que se produzca una fruta de calidad, tanto en tamaño como en sabor, hay que asegurarse que cultivemos cada árbol en su clima adecuado.

Cuando hablamos de clima nos referimos a las lluvias, la intensidad de la luz, la temperatura, las heladas, la niebla o incluso el granizo.

El mejor suelo para los árboles frutales

El mejor suelo para plantar un árbol frutal es uno que sea fresco, permeable y profundo. Esto puede además complementarse con un buen abonado de materia orgánica. Pero debes de tener cuidado en no excederte, porque sino la fruta que recolectes no tendrá ni un intenso aroma, ni un buen tamaño.

Debes de evitar suelos calcáreos y arcillosos donde tu árbol tenderá a secarse, sobre todo si lo trasplantas directamente de un invernadero. La orientación del terreno también es importante pudiendo evitar intencionadamente en su plantación, la exposición a los vientos más fríos.

¿Cómo plantar un árbol frutal?

Existen dos modos principales de la propagación de los árboles frutales:

  • Por semilla
  • Por vía vegetativa.

Multiplicación por semilla

Puedes obtener en el interior de la mayoría de frutas la semilla de su árbol frutal. Pero esto no quiere decir que la semilla reproduzca un árbol idéntico del que proviene. Normalmente suele haber bastante diferencia del fruto producido en segunda generación.

La semilla debe cogerse de la fruta madura, y luego limpiarse y observarse que esté en buenas condiciones para ser plantada. Lo ideal es mantenerlas en un lugar fresco y aireado, y plantarlas en el momento idóneo según la especie. Hacerlo más tarde haría que perdiera su humedad y sus facultades germinativas.

Propagación por vía vegetativa o ágamica

No todos los frutales se pueden reproducir por esta vía. Si usamos un injerto de frutal tendremos el mismo resultado de la planta madre. Otra técnica utilizada son los híbridos y las mutaciones que buscan, entre otros motivos, encontrar una fruta altamente comercial.

Otro sistema es la multiplicación por estacas. Este se hace plantando una rama de unos 30 cm mínimo. Si se hace en el momento correcto se puede conseguir un árbol nuevo. Por ejemplo esta técnica de multiplicación por estacas la usan árboles como el olivo, el granado, el avellano, el membrillo o el ciruelo.

Por último está el método del injerto que permite que haya varias especies en un árbol. Esto es tener un naranjo que algunas ramas den limones, o diferentes variedades de naranja por poner un ejemplo.

Viveros de árboles frutales

Un vivero es una superficie que se usa para la multiplicación de especies frutales. Los viveros de árboles frutales te permiten llevarte un árbol a tu jardín o huerto, el cual solo tendrás que trasplantar y regar. Si quieres comprar un árbol frutal puedes acercarte a uno de estos viveros y llevarte el que mejor se aclimate al terreno que puedes proveerle.

En los viveros se reproducen de árboles madre cientos de nuevos árboles. También se reproducen por semillas, de hecho un área importante se destina a semilleros.

Poda de árboles frutales

Esta es una de las técnicas más importantes de la fruticultura. La poda es la acción de adaptar el árbol y darle forma para permitir su expansión y mantener el equilibrio entre su producción de frutos y cantidad de hojas y ramas. Esto es algo mucho más complejo que cortar ramas, cada especie tiene su modo y época para ser podada.

Gracias a la poda el árbol toma forma, se renueva, se le hace desarrollar fuerza hacia su fruto y se le fortalece para estar preparado frente plagas e insectos.

Poda árboles frutales
Poda de árboles frutales

La poda se hará teniendo en cuenta la especie, la forma de cultivo o la edad. Por ejemplo si compramos un árbol en un vivero tiene poco sentido el podarlo inicialmente, pero si nuestro árbol lo cogemos de un plantón si será útil la intervención. También es muy importante seguir un calendario de poda.

Se denomina poda corta cuando se corta una rama todo lo posible. Se denomina poda larga cuando la poda solo despunta la rama. La poda también puede ser llamada rica, si conserva gran cantidad de yemas o pobre si reduce el número de yemas.

Si al podar no cicatriza bien la herida del árbol, con el paso de los días se desarrollará una especie de globo pegado de resina pegajosa.